El Museo Nacional de San Carlos cumple, el próximo mes de junio, 50 años de resguardar y presentar al público la más completa colección de arte europeo en México. Dentro de esta rica colección se puede encontrar pintura gótica de la España del siglo XIV, del Renacimiento, del Manierismo italiano -entre las que sobresalen obras de Tintoretto-, arte holandés del siglo XIII, obras de Francisco de Zurbarán, pintura francesa del siglo XIX y pintura española costumbrista con obras de Joaquín Sorolla, entre otros.

Al ser el Museo Nacional de San Carlos uno de los depositarios de arte europeo más importante en Latinoamérica, presentar su acervo en el extranjero resulta relevante para establecer diálogos con obras de otras instituciones. Así, se han llevado a cabo 85 exposiciones itinerantes, entre las que se encuentran: Rubens y su siglo (Palazzo dei Diamante, Ferrara, Italia, 1999); Obras maestras del Museo Nacional de San Carlos (Museo de Arte de Georgia y Butler Institute of American Art, Youngstown, Ohio, EUA, 2000); Obras maestras del Museo Nacional de San Carlos (Museum of Art, en Jacksonville, Florida, EUA, 2002).


Lo que salvaguarda el Museo Nacional de San Carlos, explica Ana Garduño curadora de Evocaciones, “es la piedra fundacional, en cuanto a arte europeo se refiere, de un legado que ha sobrevivido múltiples periodos de dispersión”. Todo este acervo —del cual ahora se muestra sólo una pequeña selección—, “es nuestro primigenio caudal artístico y el que apuntaló el concepto nacional de alta cultura; forma parte medular de una heredad que hoy, a partir de otras preguntas, intencionalidades y percepciones, memoramos y conmemoramos”.


Así, esta exhibición hace emerger una colección construida bajo categorías distintas si bien complementarias: piezas-modelo para la educación de los artistas locales adscritos a la Real Academia de San Carlos, y tesoro icónico occidental. En ella están subsumidas heterogéneas corrientes estéticas que se articulaban, sobre todo en sus comienzos, para enfatizar la deseada integración con la entonces hegemónica cultura europea. Es una lectura, entre muchas otras posibles, de una tradición artística que buscó, incluso de manera obsesiva, la modernidad.


Evocaciones se inaugura el martes 12 de junio y estará abierta hasta el 30 de septiembre en el Museo Nacional de San Carlos.